¡Síguenos! ThumbsUp
info@seon.io+44 20 3997 6090
Fraude B2B: ¿Será 2023 el año del fraude B2B?

Fraude B2B: ¿Será 2023 el año del fraude B2B?

Author avatar

24/01/2023 por Gergo Varga

Con los signos de una recesión prolongada claramente en el horizonte, es probable que asistamos a un cambio en el panorama del fraude, incluido un aumento del fraude entre empresas.

La pasada década vio florecer el comercio electrónico, así como el desarrollo de un vasto ecosistema de ciberdelincuencia que podría denominarse B2C, ya que se centraba en utilizar las identidades robadas de los consumidores para estafar a los comerciantes.

Sin embargo, esta década también ha visto cómo el comercio B2B se digitalizaba hasta un grado sin precedentes, permitiendo a las organizaciones ofrecer más comodidad a los consumidores, automatizar las operaciones y hacer negocios con la menor fricción posible. La gran revolución de la tecnología financiera ha facilitado a casi todo el mundo la creación de una empresa que opere en línea.

Pero lo mismo ocurre con los estafadores, los esquemas fraudulentos y las empresas. Ahora, se espera que el fraude B2B se convierta en una de las mayores tendencias de fraude de 2023.

¿Qué es el fraude B2B?

El fraude entre empresas se define como cualquier actividad fraudulenta dirigida a una organización y llevada a cabo por alguien que representa, o dice representar, a una empresa, o está habilitado por ella.

Según Capital One, hasta el 19% de las nuevas consultas B2B realizadas en línea están relacionadas con intentos de fraude, aunque esto incluye comunicaciones fraudulentas muy evidentes, como correos electrónicos fraudulentos. A partir de ahí, el estafador o grupo de estafadores intentarán estafar dinero o información confidencial y valiosa a la organización objetivo.

En realidad, las estafas y fraudes B2B adoptan tantas formas que es imposible ofrecer una lista exhaustiva. Un día, el peligro puede estar esperando en una falsa tienda en línea, o un nuevo proveedor puede haber montado un esquema de triangulación. Al día siguiente, puede que los estafadores hayan creado una falsa organización benéfica que solicita donaciones a las empresas o una compañía que abusa de las líneas de crédito. 

Una iteración muy publicitada de esto que se ha visto en los últimos años fueron las estafas pandémicas, en las que empresas falsas, inexistentes o no elegibles reclamaban subvenciones de apoyo proporcionadas por diversas organizaciones gubernamentales. De hecho, en fecha tan reciente como agosto de 2022, el Servicio Secreto de Estados Unidos había recuperado 286 millones de dólares en fondos perdidos por «fondos de ayuda contra el coronavirus obtenidos ilegalmente», lo que demuestra lo dispuestos que están los estafadores a aprovecharse de las novedades.

Combate el fraude rápidamente

Detén las nuevas tendencias de fraude y permite su crecimiento con el enriquecimiento de datos en tiempo real, el machine learning de caja blanca y las APIs avanzadas de SEON.

Pide una Demo

¿Por qué aumenta el fraude B2B?

Como vimos en nuestro Informe sobre el fraude en la recesión, en tiempos de dificultades económicas es probable que aumenten las empresas fraudulentas que se hacen pasar por comerciantes legítimos para robar o engañar a los consumidores de una forma u otra. Son fáciles de montar y ampliar, y hay una amplia oferta de personajes desagradables en busca de dinero rápido.

Sin embargo, también estamos asistiendo a un aumento del fraude B2B. Los estafadores crean empresas que parecen legítimas al principio, confiando en proveedores y préstamos empresariales para aumentar su crédito, operando como clientes de ensueño en tiempos de dificultades económicas… hasta que no lo hacen y se revela el fraude, perjudicando a sus acreedores e inversores. Vamos a empezar a ver cada vez más casos de este tipo.

Es importante señalar que este fenómeno no está protagonizado únicamente por delincuentes profesionales: muchas empresas honradas pueden convertirse en operaciones fraudulentas con la esperanza de sobrevivir a los tiempos difíciles mediante prácticas ilegales. Pero el fraude B2B va más allá de este ejemplo común.

Tipos de fraude B2B y estafas B2B

Dado que se limita a describir al instigador y al objetivo en lugar de una metodología específica, el fraude entre empresas puede parecerse a muchas cosas diferentes. Tendemos a clasificar estos ataques en función del tipo de empresa que dicen ser y de la duración de la estafa.

Fraude comercial: Las estafas a comerciantes pueden dirigirse a empresas o a consumidores. En la práctica, el fraude comercial implica que alguien se establece como comerciante y luego estafa a su objetivo. Pueden obtener cuentas de comerciante en mercados en línea o registrarse con procesadores de pagos/PSP. La idea es que quieren ser capaces de procesar pagos de una manera aparentemente legítima, pero venden productos fraudulentos o simplemente nunca los entregan, ganando tanto dinero como sea posible antes de que les cierren el negocio. El fraude comercial es una preocupación especial para los bancos adquirentes, los procesadores de pagos y otras empresas de tecnología financiera.

Fraude de triangulación: Un tipo especial de fraude comercial en el que los estafadores se hacen pasar por propietarios legítimos de una tienda y venden un artículo que en realidad no tienen. A continuación, piden el artículo a una tienda legítima, utilizando una tarjeta robada y hacen que se lo envíen al comprador original. Como resultado, los estafadores han obtenido dinero limpio y la tienda legítima suele sufrir contracargos cuando el propietario de la tarjeta robada se da cuenta de la compra no autorizada. Por supuesto, un esquema de este tipo puede defraudar tanto a organizaciones como a consumidores.

Fraude a corto plazo: El término fraude a corto plazo se refiere a todos los fraudes comerciales que tienen lugar a corto plazo, en otras palabras, un esquema rápido de investigar que puede hacer que los estafadores desaparezcan con los fondos robados en unas pocas semanas. 

Fraude a largo plazo: El fraude empresarial a largo plazo se basa en el crédito de los proveedores. La empresa fraudulenta genera confianza a lo largo de meses o incluso años, con el fin de poder defraudar al objetivo más fondos a largo plazo. Para ello, pueden generar ventas falsas, hacer «carding» con tarjetas de crédito robadas o cumplir deliberadamente varios pedidos legítimos para permitir esquemas a mayor escala a largo plazo.

Blanqueo de transacciones: Se produce cuando un comerciante fraudulento utiliza los servicios de un comerciante aparentemente legítimo para completar una transacción. En pocas palabras, este último actúa como tapadera para que el pago parezca ser por un artículo legítimo y legal, cuando en realidad no lo es. Alternativamente, la parte maliciosa puede simplemente mentir sobre lo que está vendiendo. El lavado de transacciones se ha utilizado para vender artículos ilegales en línea y, como fraude B2B, afecta a los procesadores de pagos y a los bancos adquirentes.

Fraude de redada: Los estafadores abren una cuenta de comerciante aparentemente legítima en un banco o incluso en un mercado, intentan realizar tantas transacciones fraudulentas como pueden y la abandonan cuando son descubiertos. Este tipo de fraude se solapa con el fraude a corto plazo o el fraude a largo plazo, ya que también se basa en el crédito del proveedor y los estafadores desaparecen cuando son descubiertos. Los delincuentes pueden utilizar identificaciones sintéticas o robadas para crear estas cuentas.

Combate a los estafadores y favorece el crecimiento

Detén los nuevos tipos de fraude con el enriquecimiento de datos en tiempo real, el machine learning de caja blanca y las APIs avanzadas de SEON.

Pide una Demo

Cómo detener el fraude B2B

Proteger tu empresa para que no se convierta en el blanco de un negocio fraudulento es un enfoque múltiple que implica herramientas especializadas, formación para concienciar a los empleados y la implantación de procedimientos claros.

Vigila a tus socios comerciales y proveedores. Cuando los tiempos son buenos, como lo fueron, hay menos escrutinio porque no se espera que estas relaciones se agrien, pero en una recesión, todo vale. 

Obviamente, las grandes empresas B2B como los proveedores de servicios de pago se ven más afectadas que un comerciante corriente, pero este último también tiene mucho que perder. De ahí la necesidad de examinar y supervisar de cerca tus asociaciones.

  • Todo empieza por concientizar a los directivos de las empresas. El panorama financiero siempre en línea ofrece abundantes oportunidades a los estafadores. Hasta que los responsables de la empresa no reconozcan que ninguna compañía está a salvo del fraude B2B, especialmente en tiempos de dificultades económicas, tu negocio será un blanco fácil.
  • A partir de ahí, los procedimientos de gestión y monitoreo de riesgos deben ampliarse para abordar también este tipo de riesgo. Tu pila debe incluir soluciones que proporcionen información sobre clientes, proveedores y asociados, no solo clientes.
  • Parte de esta información es una solución de conocimiento de la empresa (KYB, por sus siglas en inglés) que trata de verificar las empresas. Puede ser automatizada o manual. También son útiles la verificación y la comprobación de los antecedentes de los contactos comerciales.
  • Ciertos flujos de trabajo pueden hacer uso de los tipos más adaptables de herramientas tradicionales de prevención del fraude, ya que las técnicas y los indicadores de fraude B2B a menudo se solapan con formas más tradicionales de fraude, por ejemplo, el uso de números de tarjetas de crédito robadas.
  • Asegúrate de estar al tanto de las tendencias específicas del sector y adapta tu estrategia de prevención del fraude en consecuencia. Por ejemplo, un operador de un mercado de comercio electrónico puede ser objeto de distintos tipos de fraude que una empresa de logística.

Empresas fraudulentas, empresas objetivo

La facilidad para establecer una tienda -o fingir que se establece- y la comunicación en línea casi anónima han contribuido al aumento del fraude B2B. La pandemia ha demostrado a los delincuentes sus infinitas posibilidades. La revolución de las tecnologías financieras también ha ayudado.

Los primeros indicios muestran que 2023 podría ser el año del fraude B2B.

La cuestión es si el panorama B2B, las medidas antifraude y las normativas están lo suficientemente bien equipadas para hacerles frente o si nos enfrentaremos a un colapso similar al que estamos viendo en el panorama de las criptomonedas.

Fuentes

Compartir artículo

Ve una demo de nuestro producto en vivo

Haz clic aquí

Author avatar
Gergo Varga

Gergo Varga es el Evangelista de Producto de SEON. Con más de 10 años de experiencia en el ámbito de la gestión de riesgo húngara e internacional, ha desarrollado un conocimiento astuto de Operación de Riesgo e Inteligencia de Código Abierto. Es el autor de la Guía de prevención de fraude para principiantes de SEON.


Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Las mejores historias del mes directamente en tu bandeja de entrada