¡Síguenos! ThumbsUp
info@seon.io+44 20 3997 6090
Costo del fraude online: Calcularlo y reducirlo

Calcular el costo del fraude no es agradable ni fácil. Hagámoslo de todos modos.

Prueba nuestra herramienta gratuita a continuación.

 
 
 

 
 
 
 

 

¿Cuál es el costo del fraude?

El fraude está aumentando a escala global y a un ritmo preocupante. Security Magazine calculó que costó 57.800 millones de dólares a las empresas en 2018, con un alarmante aumento del 45% debido a los robos de identidad.

El fraude con tarjetas de crédito online aumentó un 76% en Australia entre 2017 y 2018. La industria de viajes perdió $21B debido a los estafadores el año pasado. Y eso es incluso antes de ahondar en los ataques de bots, la agricultura de cuentas y el fraude amistoso, que ahora afecta a todos, desde el iGaming hasta la industria de citas y adultos.

Esto está costando mucho tiempo, esfuerzo y pérdida de recursos a las operaciones de riesgo. Y no muestra signos de desaceleración.

¿Hacia dónde se dirige el fraude?

Según todos los indicios, no va a mejorar a corto plazo. El problema del costo de fraude cibernético se agrava por el hecho de que los estafadores utilizan métodos cada vez más sofisticados y se dirigen a un número creciente de sectores y mercados, tanto mediante fraudes de identidad como de transacciones.

Además, el comercio móvil complica las cosas. El aumento de los pagos sin tarjeta pone a las empresas más en peligro que nunca, al igual que los mercados internacionales.

Reduce los costos por fraude con SEON

Proteje tu negocio con las avanzadas herramientas de SEON para combatir el fraude en tiempo real y mantener tu negocio seguro.

Pide una Demo

Fraude de identidad vs. Fraude de transacciones

Aunque hay puntos en común entre el fraude de identidad y el fraude de transacciones, es útil entender cuál de ellos se dirige a tu vertical.

Básicamente, la gestión del fraude de identidad consiste en controlar a qué clientes se permite la entrada. Es el área de atención de los proveedores de préstamos y las instituciones financieras, por ejemplo. Los robos de cuentas son también la pesadilla del sector del juego.

Por su parte, los contracargos y el fraude en los pagos impugnados están paralizando a los minoristas de comercio electrónico, que deben centrarse en el fraude de transacciones, o en filtrar a los clientes maliciosos antes de que paguen.

Pérdidas directas e indirectas por costos del fraude

«Se calcula que cada dólar perdido por fraude acaba haciendo perder a la organización hasta tres dólares en costos indirectos».

Entonces, ¿cómo se mide el verdadero costo del impacto del fraude? En primer lugar, por supuesto, está el valor monetario. Puede calcularse teniendo en cuenta una serie de factores, como:

  • Bienes, servicios y productos perdidos.
  • Costos de contracargo: dependiendo de la red de tarjetas, el adquirente y el procesador, puede alcanzar los 50 dólares por contracargo para los minoristas.
  • Clientes morosos: dinero que los prestamistas nunca verán devuelto una vez prestado.
  • Costos de marketing malgastados: el precio asociado al intento de atraer nuevos clientes, que acaban perjudicando a tu negocio en lugar de hacerlo crecer.
  • Multas reglamentarias: para colmo de males, muchas organizaciones tienen que pagar el precio de permitir la entrada de los estafadores mediante multas gubernamentales, especialmente en el sector financiero.

Y, por supuesto, hay que tener en cuenta el costo de tu equipo de prevención del fraude.

Pero hay más. Puede que las pérdidas indirectas no sean tan fáciles de medir, pero son igual de costosas:

  • Los ataques informáticos y los problemas de seguridad ponen a prueba a tu equipo de TI.
  • El servicio de atención al cliente se ve desbordado por las peticiones de clientes que necesitan reclamar sus cuentas.
  • El departamento financiero debe luchar contra los contracargos.
  • Pérdida de reputación y confianza en la marca.

Todo lo anterior puede llevar a una bajada de la moral de los empleados, que puede incluso afectar al departamento de RRHH a largo plazo.

De hecho, se estima que cada dólar perdido por fraude acaba haciendo perder a la organización hasta tres dólares en costos indirectos.

Prevención del fraude de terceros y retorno de la inversión

Para muchos líderes y ejecutivos de organizaciones, el primer instinto a la hora de reducir los costos directos e indirectos del fraude es mirar internamente. ¿Cómo podemos…

  • …reducir nuestra tasa de fraude?
  • …aumentar la conversión?
  • …resolver los cuellos de botella a los que se enfrenta nuestro equipo de prevención del fraude?

Una opción es buscar una solución de prevención del fraude de terceros. Por supuesto, esto añade otro costo a tu presupuesto. También existe un factor de riesgo al probar nuevas soluciones.

Pero, en esencia, debería ser bastante fácil calcular el rendimiento de la inversión y ver rápidamente si merece la pena para tu organización.

Para los costos únicos, solo tendrás que tener en cuenta:

  • Investigación de herramientas y comparación de características
  • Tiempo de consulta del departamento informático
  • Personalización del producto
  • Costes de integración

Luego, hay algunos costos recurrentes:

  • Cuotas mensuales o microcuotas (o transacciones basadas en porcentajes, que pueden ser más difíciles de controlar)
  • Costos de contabilidad
  • Tiempo del gestor de fraudes para ajustar la solución
  • Pérdida potencial de conversión si la fricción es demasiado alta

Prevención del fraude con precios SaaS reales

A medida que la prevención del fraude se convierte en una parte cada vez más importante de los planes de negocio, los líderes y ejecutivos de las organizaciones no pueden ignorar las numerosas herramientas que tienen a su disposición.

En algunos casos, puede que tengan que buscar ayuda externa para su propio equipo de fraude o subcontratar toda la prevención. Y puede resultar enormemente beneficioso si la herramienta cumple los siguientes requisitos:

  • ¿Puede reducir realmente mis tasas de fraude y contracargos?
  • ¿Aumentará mis conversiones y el retorno de la inversión en costos de marketing?
  • ¿Reducirá el tiempo de revisión manual o mejorará la eficacia del equipo?
  • ¿Puede implantarse rápidamente y sin costos ocultos?
  • ¿Puede medir indicadores de riesgo clave?
  • ¿Puede ampliarse sin crear cuellos de botella?

Y, quizás de forma aún más detallada, deberías fijarte en el modelo de precios de prevención del fraude. ¿Ofrece la empresa…

  • …una tabla de precios clara y escalonada en el sitio web?
  • …transparencia sobre los costos de integración lo antes posible?
  • …una prueba gratuita?
  • …proyección del ROI antes de firmar un contrato?
  • …la posibilidad de evitar contratos plurianuales?

Sencillamente, deberías tener una idea realista de cómo es nuestro servicio de prevención del fraude. Si no es para tu empresa, debes saberlo de inmediato para no hacer perder el tiempo a nadie. Si crees que es para ti, deberías poder probarlo antes de comprarlo.

Reduce el fraude en un 80% con el software de detección de fraude nº 1

SEON ofrece un conjunto completo de herramientas de lucha contra el fraude que crecen con tu negocio.

Pide una Demo

Puede que también te interese leer sobre:

Más información sobre:

Huella digital del navegador | API para la detección del fraude | Detección del fraude con machine learning e IA

Fuentes utilizadas para este artículo:

Compartir artículo

Ve una demo de nuestro producto en vivo

Haz clic aquí

Author avatar
Tamas Kadar

Tamás Kádár es el Director Ejecutivo y cofundador de SEON. Su misión para crear un mundo libre de fraude comenzó tras fundar el primer intercambio de criptomonedas en Europa Oriental en 2017 y encontrarse bajo ataques constantes. La solución que desarrolló ahora reduce el fraude en más de 5,000 compañías en todo el mundo, incluyendo líderes globales como KLM, Avis y Patreon. En su tiempo libre, devora visualizaciones de datos y se lastima con actividades básicas de hágalo usted mismo en su cuadra de Londres.


Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Las mejores historias del mes directamente en tu bandeja de entrada